El combo perfecto


"Encanto: una forma de escucharse a sí mismo responder un "sí" sin que se haya formulado ninguna pregunta". (Albert Camus)


Soy una chica complicada, no es un secreto para nadie. Así que me propusieron el reto de describirte como sería el hombre perfecto según mi lista de criterios. ¡Oye! ¡El hombre perfecto! ¡Solo eso! Hacerme esta pregunta a mí, la chica que probablemente tiene los gustos más cambiantes del universo. La chica en pareja desde siglos. La chica que no tiene tipo de hombres y que ha salido con una gama bastante diversa de muchachos. La chica que se maravilla de todo y que se pone roja rápido al visualizar la intimidad. Pero bueno, como tengo mucho tiempo libre últimamente, ¿por qué no prestarme al juego e intentar hacer mi listita? Fantasear con el combo perfecto es una chuchería que no nos permitimos con la suficiente frecuencia, a pesar de que es gratis. Sí, así somos de estúpidos. Solo espero no hacer pasar a los hombres por vulgares trozos de carne. Al mismo tiempo, cada vez que las mujeres han pasado por golosinas... ¡es una buena contestación!


De una vez te aviso que no soy del tipo que se vuelve loca por los frames al estilo de Jason Momoa (ya te estoy mintiendo un poco, pues), aunque me gustan los hombres bien robustos et mas altos que yo. Me da bastantes opciones, teniendo en cuenta mis súper cinco pies uno y tres cuartos sin zapatos. Dicho esto, no soy fanática de los six packs, excepto cuando se beben muy fríos en un abrasador día de verano. De todos modos, no tengo eso, yo, un six pack. Estaría en una mala posición para exigir uno a cambio. Al mismo tiempo, fuck that, estoy fantaseando, así que podría ser que ... No estoy segura, porque también me gustan los chicos confortables, si ves a lo que me refiero. En fin, el xilófono abdominal es opcional, pero de todas formas me gustan los hombres que pueden envolverme en un simple abrazo y hacerme desaparecer en sus brazos como una capa de niebla repentina. También me gustan los ojos brillantes y chispeantes, la barba de dos días, las hermosas sonrisas y las narices con carácter. Sí, carácter, o si prefieres, que ocupan el espacio, pero de manera armoniosa, por no decir distinguida, como el de Patrice Bergeron, Alex Kovalev, Denzel Washington, Javier Bardem o Wladimir Klitschko, para darte una pequeña idea del estilo, ya ves. Así que no estoy hablando de narices grandes, sino de narices grandes y hermosas. MATIZ. Todo lo demás es a geometría variable.


El físico importa, no lo niego. Necesitamos sentirnos atraídos y que sea delicioso para las pupilas. Pero nada le gana al encanto, al carisma y a la química cuando se trata de seducción. Podemos elaborar todas las listas del mundo, magia es magia. No puedes huirla. Yo, lo que me puede convencer de desvestirme y ponerme en horizontal, es este cóctel terriblemente seductor de inteligencia, elocuencia ... e higiene personal, y no solo un hermoso trasero bien formado que llena bien un jeans. Un hombre puede ser tan sexy como quiera cuando camina medio desnudo en una playa, pero si se expresa como un gorila, que es demasiado douchebag, que huele a sobras del refri y no sabe nada del mundo y de la actualidad, me corta la envidia automáticamente. Un guapo hediondo sigue siendo un hediondo, pues, y se nos olvida lo guapo así de rápido. Todos los hombres que han pasado en mi vida tienen este trío de virtudes, y hasta la nariz imperial y los brazos envolventes no pueden eclipsar estas características. Es el paquete básico no negociable. Agrega a esto un toque de independencia, el amor por la lectura, por el deporte, por las curvas generosas, por los viajes, un hombre que sea politizado, amando la cultura, la buena comida, la euforia urbana al igual que la calma de la naturaleza, y de repente, eso se vuelve sinceramente afrodisíaco. ¡Si además tiene THE nariz, me derrito completamente! Y si él está en el grupo de edad adecuado ... (ni muy joven ni muy viejo), ¡hay fuegos artificiales, es la apoteosis! Aún mejor, me parece INCONMENSURABLEMENTE atractiva la cosa. Sí, el asunto merece que inserta mi palabra favorita, y hasta en mayúsculas... A grandes hombres, grandes palabras.


¿Pero quien dijo que en la vida, interesarse a un solo tipo de personas era suficiente? Si fuera así de simple, las citas a ciegas serían una garantía de éxito automático. Todos los casamenteros en ciernes simplemente seguirían esta lógica básica: "Te gustan los hombres mandilones ​midiendo un metro ochenta, y a él le gustan las mujeres dominantes y chichonas, ¡les vamos a organizar una cena y abracadabra!" ¿Por qué deberíamos catalogar a los que nos atraen de acuerdo con un rasgo de personalidad único, de hecho? Después de todo, un individuo tiene múltiples facetas. Un hombre puede ser mandilón, macho, adicto al trabajo, hogareño, controlador, despreocupado, hippy, mujeriego, príncipe encantador, romántico, tranquilo, terco, bestia sexual, adicto a las dominantes, ser del tipo guapo sin contenido, sugar daddy, sadomasoquista, rata de biblioteca, geek, esnob, viejo solterón, un poco vulgar ... Pick and choose, baby. Las combinaciones son infinitas. Además, no está escrito en nuestra cara que somos así o así cuando caminamos en la calle, y eso que nos atascamos de todos modos en un flechazo de deseo, a menudo. Primero que todo, un hombre que huele bonito, nos nubla la mente. Nuestro sentido crítico se ahoga en estos aromas con promesas inagotables. Malditas feromonas.


Le pedí a algunas mujeres de diferentes edades y backgrounds que me comentarán así sin farolear lo que probablemente las haría caer rendidas ante un hombre, tanto físicamente como que de personalidad. Me divertí mucho compilando sus respuestas muy diversas: hermosa sonrisa, autenticidad, honestidad, look versátil y casual (capacidad de cambiar los baskets por el saco en un dos por tres), look deportivo y relajado, un miembro viril no demasiado grande o demasiado pequeño (me reí, lo admito), independencia financiera (pues sí, ¡cada uno su dinero!), confianza en sí mismo pero sin ser engreído, bonitas manos masculinas, barba, un agudo sentido del humor, ojos hermosos, una mirada en la que podemos leer, alto y rubio con un pequeño aire intelectual, tez bronceada, amabilidad con un toque de torpeza conmovedora, que sea atento y de mente abierta para poder hablar sobre lo que sea, capaz de revelarse cuando sea propicio, capaz de decir "te amo", sabiendo usar muy bien su lengua, tatuado, amante de los perros. Estas no son mis palabras, son de ellas. Entonces hay alguien para todas. Cuando decimos que a las mujeres les gusta un cierto modelo de hombres, según mi encuesta pseudo científica, está lejos de ser el caso y encontramos tantos criterios válidos como hay mujeres en este mundo. El cliché de la niña atraída por los chicos malos o por los viejos ricos es ... Ok, también existe, pero hay más, hay más ...


Todo esto para decir que si eres un hombre buscando conocer a una mujer, seguramente habrá una que se interesará a tu manera de ser si no olvides de concentrarte en el paquete básico (permítame repetir como un loro y recordártelo: inteligencia, elocuencia e higiene personal), además de pensar en pavonearte con orgulloso para resaltar tu multitud de otras calidades. No tienes que hacer un Chris Hemsworth o un Bradley Cooper de ti mismo para lograrlo. Siempre habrá una mujer en algún lugar que prefiera la vainilla al chocolate. Bueno, si eres un dependiente emocional, que tienes un problema con la bebida o eres un narcisista empedernido ... tal vez eso agrega una capa adicional de dificultad a tu ejercicio de coqueteo, pero hay algunos psicólogos excelentes y dispuestos para volverte al ruedo, amigo. Y si no funciona, siempre te quedará Pornhub, pero antes de llegar a este punto de desesperación, atrévete a hacer una gran limpieza, en caso de que funcione. Ya sabes.


Sin quedar demasiado atrapada en una definición precisa del hombre ideal, en especial me encantan los hombres asumidos que saben y muestran lo que quieren. Y si me fijo en mis lindas amigas que respondieron a mi encuesta casera, no soy la única. Cuando uno está en modo seducción, la dirección debe ser clara. Hay a menudo demasiadas intenciones ocultas detrás del gran arte del coqueteo. Ya sea que estemos buscando una relación romántica estable y exclusiva, el futuro padre de nuestros hijos, un poliamor, un amigo con derechos, un amante esporádico para mantenerse calientitas las pompis en invierno, una historia de una noche para llenar un vacío, nuevas experiencias, elevar un poco su autoestima, un ex de rescate como opción, o ser lo suficientemente generoso como para ofrecer sus servicios de forma gratuita a un alma a la desbandada (la buena acción de día) ... todo es posible cuando la premisa básica es clara. Porque no todas las mujeres buscan un compromiso formal, contrario a los rumores. Por más que el hombre pueda ser perfecto, el timing quizás no lo es.


Me digo a mí misma que si de la noche a la mañana me encontrara soltera, me resultaría difícil encontrar una pareja, ya sea por una noche o de por vida. Seducir se ha vuelto demasiado complicado. Yo vengo de otra época. Ya no estoy acostumbrada a que me galanteen, que me digan que soy bonita. Tengo la impresión de que me vería como una neófita en el asunto. Y luego, me digo que quizás sería mejor que me lo imagino. Dicho esto, mi lista es probablemente demasiado larga y poco realista. Y luego la perfección es aburrida. Los caballeros de este mundo no tienen que preocuparse, con gusto los tomaremos como están ... incluso con la barriguita, sus polos ligeramente pasados de moda y sus bromas que no dan risa. ¡Levantamos nuestras copas al nombre de la seducción, de la diversidad y de la imperfección! ¡Salud!



#ABRIL20L2

| par La vie est un piment

Voyage | Style de vie | Bonne humeur | Piment