Locamente, para nada


«Tengo un gusto por lo sublime, y solo amo la verdad. » (Jules Renard)


Porque todos los gustos están en la naturaleza, parece ...



Me encanta locamente desabrochar mi sostén y lanzarle lo más lejos posible con ganas de gritar de alegría: ¡Fuck that, libertad para las tetas! La única razón por la que uso un sostén, no joke, es la gravedad. Ah, y tal vez un poco de decencia.


No me gusta para nada la mostaza. Sabe asquerosa y tiene una textura de gouache, la que usamos en la escuela para el arte plástico.


Por otro lado, las zapatillas amarillo mostaza, esas sí me gustan, y cada vez que encuentro un par perfecto, lo compro como una compulsiva sin cerebro.


No me gusta Harry Potter ni siquiera sé quién es Hermione. ¡Sí, me declaro culpable! ¿Es aquí donde me crucificas? Es un poco temprano en este texto para eso, sé indulgente, ¡come on! Es una pena, ya lo sé, pero en mi defensa, lo fantástico nunca ha sido mi taza de té. La última película de fantasía que vi fue probablemente The Endless Story ... que salió cuando yo tenía cinco años.


I love to love, but my baby just loves to dance.[1]



No me gusta el invierno, excepto para tomar bonitas fotos blancas y románticas entre Navidad y Año Nuevo. Y la reina de las nieves me molesta tanto que la enviaría de vacaciones en las playas dominicanas solo para molestarla.


Amo a Dany Laferrière, Facundo Cabral y Eduardo Galeano. Amo a los hombres con un verbo conmovedor, sensual y envolvente. A hombres inteligentes. Y puedo enamorarme de una voz. Así es, no controlamos el amor. P.S: También amo a Alex Kovalev, pero es solo por su nariz.


A mi amigo Stéphane no le gusta el foie gras ... pero le gusta el Paris Pâté[2]. A mi no me gusta el Paris Pâté, pero me gusta el foie gras. Es la prueba definitiva de que esas dos cosas NO son lo mismo, ¿lo ves? Y también que tengo mejor gusto que Stéphane, ¡no hace falta decirlo! Además, lo come con mostaza amarilla (ascoooo)...


Está prohibido tocarme los pies, incluso si se trata de darme un masaje sensual y eres hábil como nadie con tus manos. Te habré advertido, yo pateo.


Me gusta el cilantro. No. Me encanta el cilantro. Demasiado. Lo suficiente como para escribir un texto completo en el tema (¡ya lo hice!). Sipi, yo estoy así de loca.


Odio las mascotas. Pero las mascotas me aman, ching... ¿Mi peor recuerdo de mascota? Ser perseguida por una fresa gigante en la calle Crescent durante el weekend del Grand Prix de F1 de Montreal. Eso y recibir un plato entero de palomitas en la cabeza, gratuitamente derramado por la foca Louky durante un partido de hockey del Océanic. Dos casos de "casi ataque al corazón".


Amo la Salsa Huichol. Esta incomparable salsa picante mexicana no se encuentra fácilmente en Canadá. ¡Es tan perfecta para dar un picosito a los mariscos y al ceviche! No soy la única a quien le gusta : en Ciudad Obregón, el estadio de béisbol se llama estadio Salsa Huichol. Para que una salsa tenga su estadio, pues ...


Odio a los quejones, a aquellos que lloriquean con la panza llena o que hablan de enfermedades todo el tiempo. Me molestan, me irritan, me enojan y me hacen agresiva. Me hacen pensar en mi carlino llorando debajo de la mesa cuando como papas fritas sin dárle ni una. Al escucharlos, parecen salir directamente de la novela de Flaubert, Madame Bovary. Unas Emma, ​​muuchas Emma lamentándose de su suerte con una pequeña dosis de arsénico a la mano ...


Soy totalmente adicta a las viejas repeticiones de Gossip Girl. Algunas personas necesitan cafeína, yo necesito un toque de Upper East Side. Blair Waldorf y Chuck Bass encarnan en televisión la pareja demoníaca más perfecta de los últimos veinte años y los venero. Y si te parece como The Young and the Restless en versión año 2000, es obvio que no entiendes nada de la vida, punto.



No me gustan los abrazos. Yo soy así de salvaje. Permito a muy pocas personas que me abracen y cuando me digno a dejarlos hacer, me pongo rígida como una barra de hierro. Además, para tenerme, primero debes atraparme. Y corro rápido. Estoy haciendo jogging ahora.


Amo a mi sobrino Samuel la ardillita, y a mis sobrinas la princesa Alexane y Emy el duende.


Odio tanto llegar tarde que incluso cuando soy yo quien establece la hora de salida, me estreso por irme en el momento preciso imaginando que no llegaré a tiempo a pesar de que nadie me esperan. Es una enfermedad como cualquier otra, me imagino ... Unos tienen clamidia, yo tengo miedo de llegar tarde.


Amo a Amy Winehouse. Por cierto, ella no se murió, ya que continúa cantando Fuck Me Pumps a diario en mis audífonos con su pequeño tono insolente.


No soy fanática de los convertibles. Son autos para tíos que intentan impresionar a las tias. Más bien, dejame hacerte una predicción : los convertibles desaparecerán de la faz de la Tierra cuando los baby boomers dejen de conducir. Mark my words.


Me gustan las conversaciones de vestidores y el dirty talk. Me gustan las malas palabras, las conversaciones de doble sentidos y los comentarios un poco vulgares. No podemos siempre ser santitos. Yo aún menos, ya que mi mente está demasiado retorcida. Cuando veo pepinos, pienso en lo que la gente podría hacer con ellos, ya ves.


¿Te dije que no me gusta la mostaza? Ja, sí, te lo dije. Me repito, seguramente es la culpa de mi edad.


Take me home, country road es la canción country más hermosa de todas. Ya, está todo dicho.


El Amarula me da náuseas big time. He tomado demasiados shooters de esta cosa en mi juventud. No entiendo por qué, por cierto. ¿Quién pide shots de Amarula, santo cielo? Solo al pensarlo, siento que estoy teniendo un malestar estomacal.


Adoro a Boris Vian. Tenía mucha carisma, además. Muerto tan joven y dejando una tal obra ... Paso mucho tiempo leyendo, releyendo y re-releyendo El Arrancacorazones. ¿Mi frase favorita del libro? "A fin de humanidad bien comprensible, él evitó hacerle un hijo.[3]". Es lo que es.


Canelo Alvarez me irrita. No puedo apreciar su estilo. Solo deseo que lo golpeen para que podamos pasar a otra cosa (no con consecuencias feas, claro, solo las piernas que se doblan con un buen golpe en el hígado).


Los pétalos de margarita, las arranco al ritmo de mis estados de ánimo.


Me gusta...

Un poco ...

Mucho ...

Apasionadamente ...

Locamente ...

Para nada ...


Como lo expresó muy bien Oscar Wilde : "Tengo los gustos más simples del mundo, me contento de lo mejor. " Cuando se trata de gustos, ¡todos tienen razón! Pero yo aún más...



[1] I love to love, canción de Tina Charles. [2] Paris Pâté, marca comercial de pates de carne. [3] Cita de El arrancacorazones de Boris Vian

| par La vie est un piment

Voyage | Style de vie | Bonne humeur | Piment