Se tu proprio sugar daddy


« ¡Tener un sugar daddy es genial! Hasta que llegue el momento de dar azúcar a papá. » (Someecards)



Siento cada vez más que tener un sugar daddy es algo pasado de moda. La disminución en las ventas de autos convertibles es probablemente el indicador más evocador (¡no te crees, estoy bromiendo!). Más en serio, siempre habrá una categoría de mujeres interesadas en encontrar un proveedor eterno, al igual que siempre habrá una categoría de hombres que estén felices de cosechar los beneficios colaterales, pero la edad solo se ha convertido en uno de muchos criterios cuando se busca pareja.

¿Qué define a un padre de azúcar, ante todo? ¿La diferencia de edad? Claro, pero no solo eso. Bueno, voy a poner mi sombrero de socióloga improvisada durante unos minutos, el tiempo de analizar el asunto en vivo contigo. Seamos honestos, solo porque una chica está saliendo con un hombre veinte años mayor que ella no hace de ella una sugar baby. A veces al amor o incluso a la atracción sexual, no le importa mucho la diferencia de edad. Algunos hombres tienen un alma más joven, algunas mujeres tienen un alma más vieja. Estas personas terminan encontrándose en un punto intermedio por la fuerza de las circunstancias, un área cómoda para ambos y propicio para brotes románticos y otros juegos del amor de los más agradables. No es raro ver mujeres de mi edad, a finales de sus treinta o empezando los cuarenta, saliendo con hombres de quince a veinte años mayores por todo tipo de razones, excepto la lana. Está muy bien así.


A los cuarenta años, muchas mujeres son económicamente independientes y no necesitan salir con un cajero automático vivo, mientras que muchos hombres no necesariamente buscan una mujer ingenua e inexperta para novia, sino una mujer atractiva con cierta experiencia, pasiones comunes y conocimiento de su propia sexualidad. No, lo que hace al sugar daddy, aunque sea la edad antes que todo, también es la intención. Lo mismo vale para la niña de padre de azúcar. La señorita quiere que la mimemos, que la tratemos como a una estrella, quiere hermosa ropa y viajar en un auto de lujo, unas vacaciones en un condominio en Florida, un retoque en la nariz ... Bueno, sí, ok, caigo en tiros fáciles, lo admito. Es demasiado tentador juzgar a toda la cosa. Pero, sobre todo, "she’s crazy about her Daddy, Oh, she believes in him. She loves her Daddy[1]" por todo tipo de razones. Papasito claramente sale ganando a fin de cuentas, en todos los sentidos del término, porque mientras algo levanta en los pantalones, dichas cuentas, del banco, esas, pierden bastante la erección. Madame paga en especie mientras Monsieur pasa al cajero. Cha-ching. A veces puede hacer que sangre la cartera, porque los papis de azúcar no están todos adinerados. A algunas personas simplemente les gusta fingir que son Croesus para lograr sus fines. Bueno, hay varias formas de amor, se supone. Melania y Donald probablemente aplaudirían mucho mi afirmación.


Sea como sea, no entiendo de dónde vino esta locura de enredarse con un hombre más viejo a cambio de ganarse una vida cómoda. Prefiero llamarlo un premio de consolación. Es como participar en una rifa, cruzando los dedos con la esperanza de ganarte un S.U.V de último modelo... pero sacarte una caja de donas. Así de triste. En lugar de vivir así y deber muchos favores sexuales a un tipo que no te gusta, ¿por qué no simplemente llevar el concepto al límite para combinar negocios con placer? Es un hecho, una “acompañante” ocasional puede elegir mejores partidos cuando el corazón se lo dice, y simplemente vivir tranquilamente viendo videos de gatos y perros en YouTube el resto del tiempo sin tener que besar con lengua a un abuelo en plena androposia funcionando a toda máquina con pastillitas azules. Puesto que tu meta es venderte al mejor postor y que te vas obviamente a quedar atrapada con él, mejor podrías darte esporádicamente a tipos sexualmente atractivos (¡y no solo ricos, pues!) y continuar tu vida tranquila después. Después de todo, seleccionar muy puntillosamente con quién estás fornicando contra favores y gozarlo para rematar, es más agradable como idea. Te vas a decir a tí misma: está haciendo la apología de la prostitución, la Sra. Piment. Para nada. Este no es mi punto, pero el hecho es que no hay una sola forma de putería en este mundo. Puedes venderte para pagar tu renta de alojamiento ... o para que te paguen un alojamiento, piensalo.


Si algunas mujeres se sienten claramente atraídas por los hombres mayores por excelentes razones (el encanto de la patita de gallo, el carisma y el aura de los hombres experimentados, el deseo de estar con alguien que no quiere tener más hijos, Salir con un hombre que te habla con exotismo de una época que no has conocido bien, o el simple amor a primera vista por un ser humano, como a veces pasa, ya sabes ...), otros prefieren la seguridad financiera y el prestigio que suele aportar un hombre mayor. Eso y el lado tranquilizador del padre tan buscado en la mayoría de las citas de estas sugar babies. Yo nado en el cliché? Quizás, pero para algunas, eso es lo que es. No me malinterpretes: conviene claramente al hombre compartir la cama de una mujer joven y con cuerpo firme y un vientre plano. Muchos de ellos adoran saber muchas cosas que un amante más joven ignora. El candor de la juventud y la posibilidad de controlar la relación los cautiva tanto como esta idea de salir con una mujer que repentinamente los hace "rejuvenecer" (las comillas son esenciales aquí, porque hay una diferencia sustancial entre sentirse joven y serlo).


En cualquier caso, no todos los papis azucareros han hecho buen uso de sus años anteriores de vivacidad. Muchos se hacen feos y panzones. Y calvos también. No tengo nada en contra, es solo una observación. Algunos claramente todavía no saben qué hacer con su pene en un contexto de intimidad a pesar de todos sus años de experiencia a bajar sus pantalones (¿Pues qué? No es porque tienes semillas que sabes plantarlas como se debe. ¿Cuántas personas son malísimas en jardinería? A veces se necesita mucho fertilizante para que algo crezca). ¡Los sugar daddies no son obviamente todos el Richard Gere de Pretty Woman! Pero bueno, lo hay para todos los gustos y existe espacio para algo de diversidad corporal, incluyendo los dad bods, los hombres peludos como lobos (porque a esa edad, es más gris lobo que negro oso, if you know what I mean), y las articulaciones chirriantes como una puerta mal engrasada.



Si fuera más joven y soltera, preferiría evitar ser manoseada por un viejo perverso, incluso a costa de comer más macarrones con queso en caja y tener dos trabajos para pagar la renta. Mi elección personal. Sin embargo, sin vinculo emocional con nadie, no diría que no a una aventura ocasional con un hombre experimentado. Incluso a mi edad, sería tentador. Después de todo, ¿por qué privarse de todos estos años de experiencia en la cama? Es una apuesta que a veces puede valer la pena. Esto se aplica igualmente a hombres jóvenes interesados ​​en mujeres mayores. "Cuando te entregas a una mujer con experiencia, pones su inocencia en la balanza[2]", no soy yo quien lo dice, fue Francis Martin quien lo cantó en mi tierna juventud. No hay nada de malo en eso cuando la relación es consensuada y los dos individuos de la pareja luchan con fuerzas iguales. Por un lado, la experiencia y la destreza, por otro, la candidez y el vigor. Muy buenas armas. Incluso me pregunto quién tiene más probabilidades de atrapar al Pokémon ...


Todo eso para decir que creo que en nuestro tiempo, nosotras, mujeres, somos capaces de ser nuestro propio sugar daddy. No deberíamos tener que esperar a que un hombre se digne para mimarnos. Después de todo, los hombres no se privan en complacerse cuando se les presenta la oportunidad. Las mujeres de hoy pueden hacer lo que quieran: viajar solas, trabajar en cualquier área, tener hijos o no, convertirse en jefa de Estado, directora ejecutiva de grandes empresas, o simplemente quedarse en la casa si ese es su deseo. Por lo tanto, también pueden permitirse un automóvil hermoso, unas vacaciones encantadoras donde sea en el mundo o una comida de tártaro de salmón en el restaurante sin tener que depender de un hombre. E aunque no tengas los medios para cumplir tus ambiciones, esperar que un proveedor llegue para vivir tu vida es menos de moda. ¿Por qué hacer tantos compromisos solo para un condominio en Polanco? Como diría mi suegra: El Señor es más fuerte que el Diablo. Osea, siempre habrá una forma más elegante de lograr sus objetivos que venderse al mejor postor.


Si cada vez menos mujeres salen con hombres mayores por dinero, dude, ya no tienes que seducir con tu billetera para atrapar a una hermosa mujercita en plena floración, es genial, ¿verdad? Pero es seguro que se requiere un mínimo esfuerzo para promocionarse de otra manera, especialmente si te estás enfocando en el body y el estado de ánimo de los veinte años, y debes tener cuidado de no actuar como un padre anticuado durante el ejercicio de seducción, porque es un poco más turn off que antes, ya ves. Aunque a mi me gusta los hombres un del estilo papis cincuentenerios un toque anticuados. Es probable que no sea la única. Hay unos aburridos, es cierto, pero otros son sexys y muy halagadores. Es bueno para el ego, te da ganas de arrancarles su polo Ralph Lauren. Lo mismo para las mujeres más grandes. Unas valen mucho la pena, es un hecho. Muchas mujeres envejecen increíblemente bien y atraen mucho, si no más, que cuando eran hermosas y jóvenes tigresas cazadoras. Algunos especímenes machos jóvenes se sienten atraídos por las voluptuosas tía de esa categoría, así como un campo de trébol atrae a un enjambre de abejas forrajeras. Bzzzz. Esta combinación da buena miel.


Sí, la chispa puede surgir entre dos personas de diferentes edades, ¿por qué no? Pero sigo diciéndome a mí misma que la intención recíproca sella la relación. Si quieres comprar una chica con grandes impulsos de favores, o si quieres ofrecerte sin escrúpulos a cambio de una bolsa Louis Vutton, good for you. Pero no olvidemos que el dinero no hace feliz ... ¿O tal vez sí? El rumor dice que ayuda, pero es solo un rumor. En resumen, mi propia conclusión es la siguiente: prefiero sin compromiso ser mi propio Sugar Daddy porque al final siempre gano.




[1] Daddy Cool, de Boney M.

[2] Traducción de la canción « Quand on se donne à une femme d’expérience », cantada por Francis Martin.

| par La vie est un piment

Voyage | Style de vie | Bonne humeur | Piment